jueves, 22 de noviembre de 2007

A 100 años del petróleo argentino, poco para festejar, mucho por hacer...

Por José Antonio Artusi

El 13 de Diciembre se cumplirán 100 años del descubrimiento del petróleo argentino, en Comodoro Rivadavia. Los argentinos tendremos pocos motivos para festejar, pero muchos desafíos por delante.
Desde 1907 hasta 1989, con aciertos y errores, con marchas y contramarchas, con luces y sombras, bajo gobiernos conservadores, radicales, peronistas, militares y desarrollistas, Argentina tuvo sin embargo una política de Estado en materia de recursos petroleros, marcada por la consigna de que el petróleo era un recurso estratégico de la Nación, cuya explotación debía efectuarse en beneficio del conjunto de los argentinos. Hasta el menem-kirchnerismo.
Ningún país del mundo hizo el desastre que hizo la Argentina con sus recursos petroleros y gasíferos:
En la República Oriental del Uruguay ANCAP no se toca. En Brasil, Petrobras es una empresa de economía mixta bajo control del gobierno nacional. La participación accionaria del Estado nacional en el capital social no puede ser menor al 50 % más una acción. Bolivia ha nacionalizado su petróleo. En Noruega, Statoil es una empresa mixta con un activo rol del Estado...
Los responsables de la entrega más ignominiosa de los recursos naturales en toda la historia nacional tienen nombre y apellido: Carlos Saúl Menem, Néstor Carlos Kirchner, Cristina Elisabet Fernández, y el "diputrucho", entre otros, ocupan un lugar de privilegio en esa galería de la infamia.
Es imprescindible volver a una política petrolera y gasífera que tenga como centro la defensa del interés nacional, al servicio de la mejora de la calidad de vida de todos los argentinos. No será posible si el Estado nacional no recupera la renta petrolera y la invierte con sentido estratégico para asegurar la utilización más racional de los recursos.
Si bien los recientes aumentos a las retenciones a las exportaciones configuran una razonable disociación entre el precio internacional y el costo interno de producción, cabe preguntarse si no son también una medida para hacer bajar el precio de las acciones de Repsol YPF y favorecer de esta manera las ambiciones de empresarios amigos del Presidente de adquirir parte de su paquete accionario. A YPF no la tienen que comprar los amigos del Presidente con maniobras turbias, hay que anular su viciada y fraudulenta privatización y volver a configurar una eficiente empresa petrolera nacional como la que consolidó el Gral. Ing. Enrique Mosconi en la década de 1920, con espíritu patriótico y visión estratégica de futuro.
El accionar y la prédica de Hipólito Yrigoyen, Marcelo de Alvear, Enrique Mosconi y Arturo Illia son hitos ineludibles que deben guiar la senda de recuperación del petróleo, al servicio de todos los argentinos.-

1 comentario:

lalo dijo...

Que tal señor, un gusto leer este artículo. Lo invito a leer una cosa que publiqué al respecto del día de hoy:
http://www.divshare.com/download/3092726-dc3
Sino en mi web lo encontrará.

Saludos!