jueves, 24 de julio de 2008

Aquellas boinas blancas

Por Gustavo Aramburu
El presidente del Bloque de Senadores Nacionales del radicalismo, Ernesto Sanz, aseguró que “el conflicto del campo puso sobre el tapete la Argentina en la que queremos vivir”.
La lucha de estos 4 meses, mas allá de intereses sectoriales fue contra una forma autocrática de ejercer el poder, y en este marco muchos dirigentes del radicalismo estuvieron a la altura de la circunstancias brillaron en los debates parlamentarias, acompañaran a sus productores, polemizaran en cuanto ámbito pudo hacerse etc.
Injusto seria desconocer la obra de las otras fuerzas de la oposición, pero quizás por su profunda inserción federal el radicalismo estuvo donde debía estar. Y en buena hora.
Ese es el radicalismo que merece ser reivindicado, el que siempre supo de que vereda estar, mas allá de gestos institucionales valorables de ex radicales.
El alejamiento de Alberto Fernández es maquillaje puro, persistirán los Moyano, los De Vido, los subsidios, Aníbal Fernández, los De Elia o los Moreno.
Dentro de unos pocos días se cumplirá un nuevo aniversario de la Revolución del Parque, una real lucha o cruzada democrática por la vigencia real de la Constitución. Una inmensa mayoría de los males a los que Alem batalló hasta su trágica muerte siguen vigentes.
La pobre gente en Charata o en Quitilipi penando y pagando lo que no tienen por agua, los tambos que cierran a razón de uno por mes en el oeste bonaerense, la inseguridad, la mentira descarada o los trenes balas a quienes no tiene cloacas.
En estos días se vieron muchas boinas (TXAPELA), es que mis ancestros a lo largo y ancho de la patria las ha ido imponiendo, sin embargo cuando yo pienso en boinas, no me imagino ni la del Che, ni la de Pío Baroja ni la de Sandor Marai, recuerdo esa imagen de los cantones del 90, allí nacimos amigos, hay una Argentina por construir, y el radicalismo en estos 4 meses dio señales de vida, mas allá de Don Cleto y sus dilemas.
Alem solía despedirse de sus amigos y partidarios en sus cartas con una frase: "En continua lucha los saludo". En eso estamos, hemos vuelto.