domingo, 22 de febrero de 2009

LIBERTAD DE PRENSA o "1984"

Por Rodolfo Parente
"Esto era parte de las restricciones con que se preparaba la Semana del Odio". ORWELL, 1984, pag. 7
Hace alrededor de 20 años como legislador nacional presentamos un proyecto de ley de expropiación de LT14 como una manera de preservarla de un requerimiento judicial de la década del '80. Es que la emisora había sido privatizada durante el proceso, y sus adquirentes a través de recursos judiciales y administrativos pretendían que dicha adjudicación se llevara a cabo y la administración radical se veía, por el Juez, apremiada a entregarla. Nos acompañó con la firma César Jaroslavksy por antonces titular del Bloque de la UCR. No logramos nuestro propósito de expropiarla, pero evitamos la entrega y sostuvimos parlamentariamente la posición del gobierno por entonces encabezado por el Dr.Raúl Alfonsín que estaba siendo apurado por los adjudicatarios y la justicia.
De nuestra actitud hay, todavía, testigos, ya que participamos de asambleas y nos comprometimos con el personal.
LT14 continuó perteneciendo a la cadena de radioemisoras dependientes del Estado Nacional las que - entre otras razones de la época pretendíamos preservar - máxime siendo Entre Ríos una provincia fronteriza y encontrarnos en los albores de la recuperación democrática.
No hemos observado ninguna reacción en los políticos del oficialismo de estos días - a ningún nivel y de ningún pelaje - que han tolerado mirando para otro lado el levantamiento de un tradicional programa vinculado al campo que históricamente fuera conducido por el reconocido periodista Luis Perriere, que hoy según entiendo, produce su familia y que recogió las inquietudes del campo que aún perduran, agudizadas.
Viene a cuento mencionar que LT14 salvo en contadas y puntuales ocasiones, una de ellas en vigencia del gobierno radical de 1983-1989, se constituyó en propaladora del oficialismo, ora democrático si entendemos la democracia como aquella originada en el voto popular y otras dictatorial. Quienes frisamos los ' 60 años somos refractarios a estas emisoras: las sospechamos de oficialismo, carentes de voz autónoma, proclives a la palmada en la espalda o a la bisagra en idéntico sitio y conducidas generalmente por presupuestívoros asociados al poder de turno ( de cualquier origen). Y no nos falta razón: se han transformado, por obra y gracia de los "cuadros"- con perdón de la palabra - , hoy funcionarios en una repetidora de partes de prensa o en una habilitación de micrófonos a autodenominados "periodistas" que dedican gran parte del tiempo que tienen asignado a insultar al prójimo, máxime si este es opositor.
El conflicto por la resolución 125 continúa latente y las extremidades de la venganza llegan a todos lados.
El ex programa "Mundo Rural" de LT14 " radio General Urquiza" de Paraná , a mi juicio, es uno de éstos.-
Mientras el gobierno no recibe en tiempo y forma a las entidades representativas de los productores, el senador santafesino pega el portazo y las plagas se abaten sobre el campo argentino, "granero del mundo", quien mal conduce la radioemisión oficial, más interesada en hacernos conocer las parrafadas de Chavez, la historia argentina, contada por Pigna y los índices de Moreno, acaba de aducir razones suponemos económicas para obstaculizar y finalmente conseguir que el programa de Luis Perriére no salga más al aire. En su lugar, habrá algún locutor que repita como loro los comunicados oficiales o la línea que le bajen e interpretará la realidad desde el vestuario de la Sra.Presidente/a.-
¿Es que en nuestro país no podemos gozar de la libertad de prensa?.¿Cuál es la razón para que los gobiernos, salvo raras excepciones, confundan información pública con propaganda? ¿Cuáles son los criterios de reparto de las pautas de publicidad oficial a nivel nacional-provincial-municipal - para que solo los que marcan el paso reciban los avisos de las obras que se anuncian pero no se ejecutan o se ejecutan mal?.-Tanto es así que ha debido tomar intervención la justicia: un Fallo de una Cámara en lo contencioso administrativo de la Capital Federal acaba de decir lo suyo ante el reclamo de la Editorial "Perfil" - ¿Se sabe - vg- que los ejecutivos rara vez contestan los pedidos de informe?. En el caso de la Municipalidad de Diamante, Entre Ríos, por ejemplo, en cuatro años, de 80 pedidos de informe presentados por la oposición, el Departamento Ejecutivo no contestó ninguno...
Es hora de que las ciudadanos se dispongan a exigir enérgicamente el cumplimiento del art.14 de la Constitución Nacional. Es tiempo de que los gobiernos dejen de rentar ignorantes para manejar la infomación pública o pequeños censores de mente estrecha para manejar los presupuestos destinados a la información pública que elijan entre elegidos y réprobos; califiquen y descalifiquen y manejen la chequera oficial ( formada en parte, es bueno recordarlo) con el aporte de quienes abonamos impuestos con la misma liberalidad con la que ordenan su pedido en la despensa de la esquina.
Si no procedemos así, lejos estaremos de tener un pueblo educado. Argentina dejó de ser hace rato el país más alfabetizado, más lector, con más editoriales y más y mejores diarios.Todavía resisten como fortalezas de arena en el desierto, mojones de libertad de expresión que poco a poco van siendo sitiados por el disfavor oficial. Esta administración, continuadora de la anterior ha demostrado no interesarle la comunicación.Ha hecho alharaca con una nueva ley de radiodifusión pero carece de iniciativa, reparte licencias a troche y moche, sostiene paniaguados, y maneja "a piacere" las pautas oficiales de publicidad beneficiando a los que suplantan el "Boletín Oficial" con el elogio permanente o la omisión de la noticia desagradable. No tendremos un pueblo informado y libre, en definitiva, si los medios hoy propiedad de empresario dedicados a la comunicación como antes lo hicieron con la ingeniería, la gastronomía o la noche, disponen quién habla y quién se calla, quién opina y quién no, quién dice parte de la verdad o la verdad entera.
Hasta que ese momento de plenitud llegue, la responsablidad es de quienes son rentados por el pueblo para defender sus intereses; ellos tienen la palabra y de ellos dependerá, aunque más no sea en parte, el derecho que tenemos los ciudadanos de estar informados a pleno sobre el acontecer diario de nuestra provincia y del país.-
En ese marco se inscribe esta opinión sobre las peripecias por las que ha atravesado el programa de Luis Perriere.No sabemos como terminará la historia, lo que sí sabemos es que esa historia nunca debió haberse producido.
Rodolfo Miguel Parente
Ex Diputado Nacional