lunes, 16 de noviembre de 2009

Concepción del Uruguay: el radicalismo criticó la falta de información sobre el presupuesto municipal

En una conferencia de prensa brindada en la sede partidaria de Artigas 182, autoridades del Comité de Municipio y concejales radicales criticaron el accionar del Departamento Ejecutivo Municipal.

Encabezó la conferencia el Presidente del Comité de Municipio, Héctor Rodríguez, acompañado por los concejales Norma Ducret y Guillermo Grandi.
El Presidente del Bloque de la UCR manifestó que en estas condiciones no acompañarán la aprobación del proyecto remitido por el DEM.
Durante el encuentro con la prensa se distribuyó un documento elaborado por el Cdor. Ernesto Bulay, que reproducimos a continuación:

Presupuesto así, para que??

Se ha presentado en el Consejo Deliberante el proyecto de Presupuesto Municipal de nuestra querida ciudad para el Ejercicio Económico 2010, año del Bicentenario de la revolución mayo.
Justamente coincide con la fecha en que vecinos de Buenos Aires con ganas de romper lazos con los conquistadores españoles, deciden comenzar a generar una nueva república que a la postre será nuestra Argentina.
Muchos de aquellos vecinos dieron su apoyo y se concentraron en la plaza de mayo para “saber de que se trata” esto de un nuevo gobierno.
Han pasado doscientos años y mucho no sabemos. Por lo menos en lo que hace la hacienda local.
Precisamente la herramienta que se ha incorporado en nuestra legislación en todas las jurisdicciones de gobierno, para conocer que hacen estos funcionarios con fondos que absorben de la comunidad, como así la aplicación de ellos, es el “Presupuesto”.
No es intención en esta nota la de conceptuar acerca de la importancia de la herramienta de la contabilidad pública como es el Presupuesto ni acerca de los principios que se deben sostener en él por parte de los hacedores del mismo, ya que la bibliografía es muy amplia y creo que los funcionarios que trabajan en el armado, espero, saben y están formado y capacitados para ello.
Pero si es preciso desenmascarar algunas cuestiones, de técnica presupuestaria que se han mantenido en la gestión pública municipal, de parte del Peronismo hasta nuestros días y que se ha cumplido a rajatabla, como el de “equilibrio anual”. Esto es, según los economistas clásicos, caso Adam Smith para acá, y hasta la aparición de Jhon Maynard Keynes, que los ingresos deben estar equilibrados con los egresos (aquí directamente son iguales) al final del ejercicio económico del estado de que se trate, máxime si se trata de la administración pública, debido a que se partía de la idea, que los recursos que maneja el estado, es de la comunidad, siendo su creadora y sostenedora.
Como se podrá imaginar, salvo que David Copperfield sea el que maneje la hacienda pública, los ingresos generados por tres jurisdicciones y los egresos o aplicación de aquellos recursos, es difícil, casi imposible, que al final de un año, éstos puedan ser equivalentes. Más bien lo que se presenta y se ha presentado sin solución de continuidad es una “ficción”.
He participado en análisis de Presupuestos Municipales durante la década de los noventa, década que también los presupuestos se presentaban como ahora equilibrados, pero la realidad iba por otro lado, el desmanejo económico, financiero y patrimonial fue in crescendo, terminando con el uso del crédito público a través de la banca privada, ya que no había más crédito ni de la provincia, ni de la nación, endeudamiento que fue utilizado para el pago de sueldos de los empleados municipales. Quedando claro que cuando la gestión pública toma endeudamiento, máxime con un banco privado de corto o mediano plazo, para pagar gastos corrientes, ha hecho previamente muy mal las cosas.
Así fue, la década pasada, la hacienda municipal al finalizar la misma, quedó exhausta, con un importante endeudamiento, con la coparticipación de impuestos nacionales embargada y sin posibilidad de obtener más créditos.
Pero el meollo de la cuestión, amén de saber que lo que se presentaba era el Presupuesto, aún en tiempo y forma como lo establecen las normas, antes del 1º de septiembre de cada año (Art. 113 inc. 6º Ley 3001), la desagregación de las distintas partidas presupuestarias han sido magras, por no decir nulas. En este sentido el abundamiento que realiza la Ley 3001 en su texto, ha sido burlado permanentemente y tiende a que los representantes del pueblo tenga una cabal idea de cual es el Plan de Gobierno que se pone a consideración de los mismos y a sabiendas de que los recursos que administran son del pueblo, de los vecinos de la ciudad y no de los gobernantes de turno, por lo que sabiamente la ley pone extensión suficiente en la información que debe otorgar y plasmar en el presupuesto las distintas gestiones municipales.
Creo que se ha producido año a año un incumplimiento en no brindar la información suficiente que prescribe la Ley 3001, lo que obviamente no debería ponerse a consideración mamotretos, llamados presupuestos, que solo sirven como para “cumplir” con las formas pero no con el fondo que todo Plan de Gobierno debe presentar. Lo relevante en todo sistema democrático, cuestión electoral mediante que legitima primariamente, en el fondo, es respetar la ley, es tener actitudes y prácticas democráticas que generen en el pueblo la confianza y la alegría de que quienes llevan adelante la administración pública municipal en este caso, sean eficaces y eficientes en la tarea de gobernar.
Los presupuestos año a año han ido aprobándose, hecho posibilitado por la sumisión del bloque oficialista de turno que han existido en los distintos consejos deliberantes, se han aprobados presupuestos que luego no tuvieron nada que ver con los ejecutados, pero nada que ver, inclusive conociendo que los desequilibrios que generaban los déficit y por ende el endeudamiento, los presupuestos se seguían presentando equilibrados, aumentando el endeudamiento, cayendo en la imposibilidad de hacer frente a los distintos vencimientos u obligaciones, cayendo en una casi cesación de pagos, llegando al extremo de vender cheques para hacerse de recurso. Esto ha mostrado que la realidad de la hacienda pública iba por un lado muy distinto que el dibujo que se presentaba y aprobaba en los Presupuestos municipales.
Obviamente éste cuadro de situación pudo irse palpando con la poca información disponible y con el acontecimiento de los hechos, pero dio sin lugar a dudas razón a aquellos concejales y a la UCR., en no aprobar dichos presupuestos y resaltar el camino equivocado y dañino por el cual la gestión peronista nos había envuelto a toda la comunidad.
Los objetivos indudablemente era ocultar la realidad, sabiendo que lo que se exponía no era lo que se pensaba iba a suceder, sobreestimando recursos para paliar los gastos o subestimándolos para que no existan presiones por su distribución o no detallando las amortizaciones de la deuda, no sabiendo a quien o quienes se pagaba o a quien se debía. Podemos hablar quizás de engaño?, de no dar a conocer al pueblo la realidad de la situación municipal?, de ocultar o tapar o desviar circunstancias de la administración pública? Evidentemente ha habido de todo ello un poco.
El espíritu de la ley 3001 por caso y de los legisladores que sabiamente realizaron un texto legal que ha perdurado hasta nuestros días, con sus mejoras claro está luego de más de setenta años, tan sabios al plasmar en las normativas un sentido republicano de gobierno, en el cual el soberano es quién debe saber porque y para que, aporta recursos al estado y que se hacen con los ellos.
Pero es necesario comprender que todos los que sostenemos al estado municipal, tenemos obligaciones y derechos, que no podemos gobernar directamente y que lo hacemos a través de nuestro representantes y que hay normas específicas que reglamentan el funcionamiento de la Corporación Municipal. Por citar algunas normas y el orden de prevalencia jurídica, debemos observar en lo pertinente al gobierno local, a la Constitución Nacional , Constitución Provincial y la Ley N º 3001.
Para seguir focalizando en la Ley N º 3001-“Ley Orgánica de Municipios” en su Título IV legisla sobre las Municipalidades, donde en el capítulo I describe a las autoridades del Gobierno Municipal, diciendo que las ciudades están gobernadas, por un Consejo Deliberante y por un Departamento Ejecutivo, lo conforma un conjunto de gobierno, denominado “Corporación Municipal”. Denota el texto legal un mismo nivel de gobierno, con distintas tareas, pero sin preeminencias y con la claridad de tener conocimiento acerca de la hacienda municipal por todos.
Para analizar algunos de los artículos destacados de la ley 3001 y que son claves a la hora de entender de porque creo que no hay prácticas democráticas, es el art. 92 muy importante a la hora de develar y tener en cuenta si los distintos ejecutivos del PJ. han tenido hasta ahora. Dicho artículo dice que, tanto el DEM. y el HCD. son independientes, “pero se fiscalizan y controlan recíprocamente” y agrega que, “gozando cada uno de ellos, a éste efecto, del derecho de investigación respecto de los actos del otro”.
Por ello, las facultades, atribuciones y deberes de ambos cuerpos son precisados posteriormente, con una prelación en el Consejo Deliberante, ya que se parte de la idea que allí está representado el pueblo por intermedio de sus representantes que son los concejales.
El capítulo II de la Ley Nº 3001 habla del Consejo Deliberante y su art. 104 describe cuales son las atribuciones y deberes del HCD. y el acápite 10 dice que: “Pedir al Jefe del Departamento Ejecutivo los informes que necesite para conocer la marcha de la Administración o con fines de Legislación. Esta facultad no podrá ser delegada a sus comisiones”.
Por lo que podemos observar las facultades de solicitar son amplias y no tiene limitación alguna, pero también es un deber de los concejales solicitar la información que crean necesario a efectos de cumplir con el art. 92.
En el capítulo III de la Ley Nº 3001 describe lo preceptuado sobre el Departamento Ejecutivo. En su art. 113 habla sobre los deberes del Presidente Municipal, acápite 3º dice: “Hacer practicar mensualmente un balance de tesorería y publicarlo, remitiendo un ejemplar al Concejo”.
En el mismo artículo, acápite 6º dice: “Remitir al Tribunal de Cuentas, antes del …..de cada año, las cuentas de percepción e inversión de la Renta Municipal, conjuntamente con los balances respectivos….”.
Y el acápite 8º del art. 113 dice: “Presentar al Concejo, en la Primera Sesión ordinaria que éste celebre, una MEMORIA DETALLADA DE LA ADMINISTRACION DURANTE EL AÑO ANTERIOR, remitiéndole al mismo tiempo, para su ilustración, LA CUENTA DE LA INVERSIÓN DE LA RENTA DURANTE EL ULTIMO EJERCICIO ECONÓMICO”.
También el art. 113 inc. 16 establece que el DEM., deberá publicar en la Gaceta Municipal o Boletín informativo Municipal en forma textual todas las Ordenanzas, Decretos y Resoluciones…el estado de los ingresos y gastos con cuadro de disponibilidad y un balance sintético de ejecución del presupuesto. La publicidad se realizará como mínimo una vez por mes, y será puesta a disposición de la población en forma gratuita en los lugares públicos y en la Municipalidad. A su vez, dicho Boletín, deberá ser publicado en versión digital a través de la Web con libre acceso. Además será obligatoria la publicación del presupuesto en vigencia, como asimismo la actualización diaria o semanal, de su ejecución.
Sin la menor duda el legislador, la ley 3001 es por demás clara, el DEM. debe remitir entre otros elementos, y no mediando ningún pedido, ni siquiera de un vecino, al Consejo Deliberante los Estados Contables anuales, en otras palabras la Ejecución presupuestaria del Ejercicio, para conocer cual ha sido el desenvolvimiento de la gestión municipal, comparar el ejecutado cerrado con el presupuestado, en definitiva cual es la Situación Económica , Financiera y Patrimonial del Municipio al finalizar cada ejercicio económico. Con ello podemos verificar si el Plan de Gobierno que se presento en el Presupuesto se cumplió o no, cuales fueron los desvíos y porque se produjeron, etc.
Creo que nunca la gestión municipal ha remitido tal información al consejo deliberante, por lo menos a todos los bloques legislativos, como tampoco ha informado sobre las observaciones, recomendaciones o pedidos que ha realizado el Tribunal de Cuentas de la Provincia en sus distintas auditorias.
Por lo que podemos reiterar que los titulares del Departamento Ejecutivo Municipal tampoco cumplen con los pospuestos, niegan, esconden o tergiversan la información sobre la realidad municipal. El engaño y la falta a los deberes de funcionarios públicos continúan.
Ahora, al observar si se cumple con lo prescripto en el Art. 113 inc. 16, y ver cumplimientos de las prácticas democráticas y republicana, ingresé en el sitio Web que tiene la Municipalidad de mi ciudad, claro que lo encontrado es de una coherencia total, porque que podrán pensar acerca de la actualización del sitio, como puede estar?? Para continuar con una manera de gobernar, la página está desactualizada y no cumple con la ley El último presupuesto que se expone es el 2008, cuando se ha remitido al Consejo Deliberante el proyecto del 2010, por lo que el Municipio incumple nuevamente con la norma, ya que la información que debería exponer en sitio digital es actual y lo que existe es viejo.
Es en este marco que quiero rescatar algunas proposiciones y conclusiones que se realizaron en las jornadas de Auditoria Ciudadana organizadas por la Subsecretaría para la Reforma Institucional y Fortalecimiento de la Democracia. Ellos decían que una de las prácticas que consideran esenciales para la vida comunitaria era: “La rendición de cuentas, también con sus dos caras, las acciones que el gobierno realiza para informar sobre su gestión y el grado en que la ciudadanía exige esa información”.
Siempre hemos sido de la idea que la ciudadanía debe involucrarse en la exigencia de conocer que se hacen con los recursos que aportan y aportamos, pero también debemos reconocer que el deber de la gestión municipal a informar, a rendir cuentas están subsumidos en la legislación normativa, por caso la Ley N º 3001. Somos de la idea que el funcionario público, en éste caso el Intendente puede legitimarse constantemente ante sus vecinos si realiza estas y otras prácticas democráticas, que no haría otra cosa que generar un ida y vuelta entre el conductor y conducidos, construyéndose un circulo virtuoso que necesitamos realizar en conjunto para que se haga más soportable la relación vecino – municipio/estado.
Por consiguiente, si a la evaluación y control de resultados de la gestión pública se añade un detenido examen del proceso de toma de decisiones públicas, el control ciudadano será preventivo, integral y permanente a lo largo de todo el proceso de elaboración, implementación y evaluación de las políticas gubernamentales.
El Programa Auditoria Ciudadana sostiene que una gestión pública transparente y abierta a la participación ciudadana permite mejorar la calidad del servicio público prestado, incrementa la eficacia de las políticas públicas implementadas, aumenta la legitimidad de los gobiernos y previene la corrupción en los organismos del Estado.
La conclusión del programa decía que; “Rendir cuentas es dar explicaciones, justificar, someter al escrutinio público y al examen y revisión de la ciudadanía, las decisiones y las actuaciones de los funcionarios. Incluye tanto las acciones que realiza el gobierno para informar a la ciudadanía sobre la marcha y los resultados de la gestión pública como el grado en que la ciudadanía exige esa información.”
El estado moderno, nuestra municipalidad debería serlo pero está muy atrasada, dice Jürgen Habermas; la idea de publicidad es muy importante, señalando que tiene una dimensión constitutiva de la sociedad moderna, en dos esferas, 1) Lo público como lo que pertenece a todos, y en este sentido como opuesto a lo privado, y 2) Lo público como lo visible, que se opone a lo secreto, a lo reservado.
Si confrontamos la definición de Habermas con la situación que describimos de nuestra municipalidad, la conclusión que podemos arribar es que la gestión pública municipal está en las antípodas de aquella definición. Si bien se gasta mucho dinero en publicidad en radios, televisión, diarios, folletos, etc., la mayoría de ellos no cumplen con la información que debe tener el vecino acerca de la realidad municipal y si muchas de ellas son de promoción y potenciación desmedida y sin escrúpulos del ego de los funcionarios de turno.
No podemos retroceder al medio evo parafraseando a Luís XIV cuando decía “El Estado soy yo” diciendo en la actualidad “El Estado somos nosotros”, en todo caso serán un parte del todo, pero no el todo. Hay que comprender que el estado somos todos y que al decir de Hans Kelsen, “El Estado es la organización jurídica de la Nación. Es una abstracción jurídica identificándolo con el Derecho y el orden social”. Por lo que debemos entender que el estado sin ley no existe, sin organización y respeto al orden jurídico, no hay orden social.
En éste marco que parece muy extraño y poco democrático, que ante la solicitud de vecinos de nuestra ciudad, como son los amigos del Miércoles Digital, al Intendente por la presentación del Balance Final de la Fiesta de la Playa de la temporada pasada, aún a 8 meses del pedido no se haya contestado nada. Porque a pesar de contemplarlo el art. 13 de la Constitución Provincial , no se lo hace?? Por donde pasa el cumplimiento de la ley?? Hasta donde llega el respeto al apego al marco jurídico que debe imperar??
Lo peligroso del escenario descripto, es que existen verdaderas razones para converger en una ambiente de desprestigio de la gestión pública y del orden institucional, ya que se dan probadas muestras de incumplimiento del esquema jurídico imperante en un estado democrático.
Incluso se ha llegado a calificaciones que menguan la figura del Departamento Ejecutivo Municipal, en cabeza de su representación como lo es el Intendente, cuando por citar uno de ellos, que fue en el conflicto con los empleados municipal, que produjo dichos del secretario del gremio, que refiriéndose al titular del DEM. actual dijo: “EL INTENDENTE NO TIENE IDEA DE LO QUE DICE NI DE LO QUE SE LE SOLICITA”, fue por ese tiempo cuando al tratarse en el Consejo Deliberante la ampliación del Presupuesto 2008 y el Presupuesto 2009 no se dejó ingresar al recinto a ningún vecino de ésta ciudad.
Hablar de transparencia en la gestión pública municipal y luego de aproximarnos a lo que considero es una descripción macro de la realidad, es argentina año verde. Pero si lo que queremos es construir un Estado Moderno y democrático, debemos tener como uno de los objetivos a alcanzar, sin duda es tender a lograr una apertura de la administración pública que ponga a la misma de cara a la gente.
Un municipio moderno debe, en mi entender, producir servicios de calidad, hacer más eficiente el gasto y maximizar los recursos. No podemos seguir con un ordenamiento jurídico, que en materia de tributos está asentado en ordenanzas de la década del 80, que no se tiene una ordenanza de contabilidad como prescribe la 3001, que es el único municipio de los grandes en la provincia que no tiene sistematizado su principal recurso de propia jurisdicción como lo es la Tasa de Higiene, siendo que en Paraná, Concordia y Gualeguaychú lo tienen desde hace años y nosotros seguimos liquidando la tasa en forma manual. Un municipio que no ha sido serio a la hora seleccionar el personal, que no ha tenido una política clara de administración de éste recurso fundamental, ya que lo que el municipio presta son servicios y que además no se observa una evaluación periódica del mismo. Una municipalidad que a pesar de que se estira hacia el oeste, no se comenzado un proceso serio de descentralización llevando el municipio más cerca de la gente y creo además, quizás lo contenedor de todo ello, es que se ha abandonado al estado planificador, a pesar de que se intentó construir distintos planes de desarrollo, estos han sido cajoneados, olvidados y pisoteados, dejando entrever que la política de estado no existe ni aún con un mismo partido a lo largo de más de 22 años, para muestra podemos citar la política turística, recayendo en este sentido, el esfuerzo en el sector privado, que a pesar de los desaciertos permanentes del sector público, ha podido enhebrar proyectos que han dado su fruto luego de más de una década, como lo es el tema termas concepción.
Quizás alguna vez, en el pago chico de nuestra ciudad se den cuenta, yo hace rato lo observé, que los objetivos una vez analizados y consensuados con la comunidad, debemos sostenerlos y llevarlos adelante como estado y no como gestión coyunturales, éste ha sido uno de los peores virus que ha dejado el peronismo municipal como resultado luego de sus más de dos décadas en el poder.
Estos acuerdos sociales marcan como dice Thomas Hobbes, que; el estado será la consecuencia racional de un pacto sin el cual las sociedades no podrían subsistir. Los consensos arribados en nuestra breve historia como sociedad independiente tiene su primer gran acuerdo en la Constitución de 1853. Uno de los constitucionalistas que resumía cuestiones centrales de aquel momento era Fray Mamerto Esquiú y expresaba que; “Al considerar esta República de mi eterno amor hallo que su principio, su carácter, su gloria, su felicidad, sus desgracias, sus bienes y sus males, todo se concreta en la palabra independencia.” El estado argentino estaba logrando plasmar su ley fundamental que irá dando frutos a lo largo del camino, que al haber llegado a su primer centenario, hombres como Joaquín V. González expresaba; “La prosperidad y crecimiento del presente, con los cuales exhibe la Nación Argentina ante las demás en el primer siglo de su vida independiente es obra de la Constitución.”
La constitución marco jurídico social que es más que un conjunto de artículos, son senderos, caminos, que si los hubiéramos seguido respetando otra sería hoy nuestra realidad. Es por ello que creo que debemos acordar respetar la ley, respetar el sistema republicano de gobierno que hemos elegido para vivir y parafraseando a Fray Mamerto Esquiú y su imploración al respeto a la Constitución , que ésta como las leyes y las ordenanzas, sean “El ancla pesadísima a que esté siempre asida la nave”.
Me resta finalizar estas líneas preguntandomé, El Presupuesto así, para qué??

Cr. Ernesto Bulay