jueves, 5 de marzo de 2009

Se aprobó un proyecto del Diputado Artusi solicitando rebajas en el precio de los combustibles

La Cámara de Diputados de la Provincia de Entre Ríos aprobó por unanimidad en la sesión ordinaria del día Miércoles 4 de Marzo un proyecto de resolución presentado el año pasado por el Diputado José Antonio Artusi, del bloque radical, por el que se solicita la intervención del gobierno nacional a efectos de lograr rebajas en el precio de los combustibles.
La iniciativa del legislador uruguayense propone "solicitar al Poder Ejecutivo Nacional y al Congreso de la Nación que arbitren las medidas tendientes a retrotraer los precios de los combustibles líquidos a los niveles vigentes al 1º de Enero de 2008, que se fije posteriormente un régimen de precios máximos uniforme en todo el territorio nacional, que se realicen auditorías de costos a las empresas productoras y refinadoras de hidrocarburos, y se garantice el normal abastecimiento de combustibles líquidos en el mercado interno".
Ante consultas sobre la viabilidad del proyecto, Artusi enfatizó que "no se trata de una propuesta demagógica carente de fundamentos; las empresas petroleras tienen en la Argentina costos que no tienen nada que ver con el mercado internacional, y sin embargo incrementaron pausada pero continuamente el precio de los combustibles, argumentando falazmente sobre la base del incremento del precio del petróleo; con esa misma lógica deberían ahora rebajar los precios como consecuencia de la caída fenomenal de la cotización del crudo". "Eso es lo que hizo ANCAP, una empresa estatal que a los uruguayos ni se les ocurre privatizar, pero ellos lo hicieron porque dependen totalmente del petróleo importado; no es nuestro caso": argumentó.
En los fundamentos del proyecto, el Diputado Artusi había considerado oportunamente que "el mercado petrolero y de combustibles, en la Argentina y en el mundo, es un mercado profundamente concentrado, en manos de pocos y poderosos actores que tienden a manejar una gran capacidad de maniobra en la fijación de los precios. Se trata, en general, de mercados monopólicos u oligopólicos, donde las leyes del mercado de la economía clásica, basadas en la libre competencia y en la interrelación de productores y consumidores como factores de la fijación de los precios no se verifica. Por el contrario, un número reducido de empresas poderosas frente a un vasto universo de consumidores individuales con escasa o nula capacidad de intervención en el mercado, configuran un esquema donde las grandes petroleras fijan las reglas del juego, en procura de maximizar sus beneficios. Esta sencilla razón es la que explica que durante décadas en la Argentina –hasta el gobierno de Carlos Menem – y desde siempre hasta ahora en la mayor parte de los países del mundo, el mercado petrolero y gasífero sufre una importante y decisiva intervención del Estado nacional, ya sea como empresario o como socio de las empresas privadas, o bien como regulador activo en procura de captar una parte sustancial de la renta petrolera para volcarla en beneficio del desarrollo de sus propias economías. Fue esa sencilla razón la que llevó a Yrigoyen, Alvear y Mosconi a perseguir con obstinación la creación y engrandecimiento de YPF y a romper los lazos de dominación colonial que significaba la presencia de empresas extranjeras pretendiendo imponer condiciones lesivas al interés nacional. Fue la misma razón la que llevó a Juan Domingo Perón a crear Gas del Estado." José Antonio Artusi recordó que "hemos propuesto en anteriores iniciativas la necesidad de apoyar las acciones en pos de la nacionalización del petróleo y el gas argentino. De todos modos, mientras esa ambiciosa empresa aguarda condiciones políticas más favorables que obviamente no se darán en la actual gestión, aún en el marco del ordenamiento jurídico vigente o con modificaciones apropiadas, es imperioso y a la vez posible que los poderes públicos extremen esfuerzos en pos de regular de manera adecuada el mercado de combustibles líquidos, para evitar que empresas oligopólicas y extranjeras en su mayoría, se queden indebidamente con una parte sustancia de la renta petrolera, que pertenece a todos los argentinos, para emprender, en palabras de Enrique Mosconi, “el camino del mar”. Auditorías de costos como las que proponemos demostrarán lo infundado de los últimos aumentos, y desnudarán las falacias que reiteradamente exhiben las empresas petroleras como excusas para encubrir su falta de inversión de riesgo en exploración y en nuevas perforaciones"; finalizó el legislador radical.