jueves, 18 de febrero de 2010

Los diputados radicales critican la falta de un proyecto estratégico de desarrollo en Entre Ríos

La bancada de diputados provinciales de la Unión Cívica Radical, desde “un genuino rol opositor aunque en notoria inferioridad numérica” en la Cámara, se manifestó en condiciones de mostrar una alternativa superadora en cada asunto de interés para los entrerrianos. Acerca de la gestión de Sergio Urribarri, los legisladores ratificaron que “una de las constantes ha sido la sumisión incondicional a los dictados de la Casa Rosada”.

La actividad legislativa para este año, la relación con el oficialismo en la Cámara de Diputados y con el Poder Ejecutivo fueron algunos de los asuntos abordados por legisladores del bloque radical, durante una visita a EL DIARIO, donde fueron recibidos por el Director, Dr. Arturo R. Etchevehere.
El diputado José Antonio Artusi, recientemente elegido por sus pares presidente del bloque, acompañado por José Miser, Jaime Benedetti y Mirta Alderete, adelantó que desde su nuevo rol tratará de profundizar las líneas de acción que desarrollaron sus antecesores en el cargo, Benedetti y Marcelo López. “Desde un genuino rol opositor, en notoria inferioridad numérica (en la Cámara), tratamos de mostrar a la sociedad entrerriana no solo cuáles son los déficit, las falencias y problemas que tiene este gobierno sino además, de mostrar una alternativa superadora en cada tema”, expresó.
Como “nula” definieron la relación que el bloque mantiene con el Poder Ejecutivo. Recordaron que el Gobernador los recibió en una sola oportunidad, en Villaguay, el 2 de enero de 2008. “Parecía inaugurarse allí una gestión de puertas abiertas, de disposición al diálogo” pero tal como señalaron, a pesar de haberlo solicitado reiteradamente, nunca más fueron recibidos. “Creo que es una administración que ha gobernado muy aislada, muy lejos no sólo del diálogo con representaciones políticas parlamentarias como la nuestra, sino alejada de la sociedad civil, más allá de cierto discurso”, juzgó Artusi. En el análisis del legislador, se trata de “una administración que gobierna muy sola y esto la lleva a equivocarse profundamente en algunas cuestiones y la lleva a perder capital político, lo que le permitiría sentarse con un cierto margen de autonomía frente al poder central”. A partir de esa descripción, puntualizó que “una de las constantes ha sido la sumisión incondicional a los dictados de la Casa Rosada, y configura este cuadro de crisis de centralismo fiscal que nosotros hemos denunciado reiteradamente y que si no se revierte hace vislumbrar una provincia inviable, que no tiene recursos, que no genera recursos suficientes para atender las demandas más básicas de la población -los servicios- y una estructura de recursos humanos cada vez peor remunerada. Estas son las consecuencias de este modo de gobernar”, afirmó.
Bajo la mirada de los diputados radicales, “no hay un verdadero proyecto estratégico de desarrollo que invite a soñar en una provincia mejor, que invite a los empresarios a invertir, a los comerciantes y a los productores agropecuarios a seguir trabajando, a la ciudadanía a afrontar algún sacrificio, si fuera necesario, en pos de una perspectiva cierta de desarrollo”. En cambio, plantearon “lo único que se ve, son anuncios que rara vez se cumplen” y eso lo advierte la ciudadanía ya que “en las recorridas se percibe la disconformidad con lo que es salud, educación, seguridad”.
Artusi advirtió sobre la “peligrosidad de esta opción y el camino sin rumbo, sin retorno al que lleva este estilo de gobierno” que significa “postergar la posibilidad de crecimiento y desarrollo de los entrerrianos”.
La diputada Alderete luego de señalar que “la provincia no debería estar pobre como está mientras que la Nación se enriquece”, dio el ejemplo de la política habitacional. Recordó que cuando Provincia y Nación firmaron un acta de reparación histórica, “para la provincia venían 10.000 viviendas. Nos dieron 4950 y ahora resulta que tuvieron que apoyar un fideicomiso (el oficialismo en la Legislatura) para que otorguen las otras 5.000, con el consiguiente endeudamiento”.
En otro orden, criticaron al Ejecutivo al referirse a la política de hidrocarburos. “El Ejecutivo se adelanta a sus propios tiempos porque el año pasado envió un proyecto de ley –cuestionado por el radicalismo–, que en los fundamentos argumenta la necesidad de una legislación provincial para ofrecer mayor seguridad jurídica. Pero ni siquiera esperaron que el Senado la sancione para avanzar en compromisos con una empresa como Repsol YPF que obviamente defiende sus propios intereses -maximizar las ganancias- y no los intereses de los entrerrianos”.
Benedetti marcó que hay “improvisación” en el gobierno, pero además, “una necesidad de mostrar gestión de gobierno que no es tal, anuncios que no se cumplen. Es la famosa anunciocracia”, dijo aunque expresó el deseo que “la explotación hidrocarburífera sea como la plantean y que no se comprometa el patrimonio de los entrerrianos”.
EN LA CAMARA. Teniendo en cuenta que la actividad legislativa va a estar marcada por la necesidad de seguir regulando algunos nuevos derechos e institutos incorporados a la Constitución provincial, hicieron pública la preocupación que existe debido a “cierta tendencia del justicialismo a menoscabar algunas conquistas o avances del texto constitucional”. En ese sentido, aludieron “al régimen de comunas sobre el cual en el texto constitucional hay un avance dirigido a tener mejor calidad institucional y la ley que aprobó Diputados, sobre la base de un proyecto del bloque justicialista, hasta vulnera algunos de esos avances”.
Adelantaron la intención de dar nuevamente impulso a iniciativas que presentaron el año pasado “por lo menos para que formen parte de la agenda de discusión pública y que la sociedad los vaya tomando como propios”.
Anticipándose a lo que pueden ser los resultados dado la inferioridad numérica del bloque, Artusi señaló que “en política lo testimonial también resulta importante porque se trata de mostrar que hay un radicalismo movilizado, unido, vigoroso, que no solo ejerce una oposición responsable y firme, sino que también se prepara para gobernar en 2011 y que lo hace estudiando los problemas de la gente y las soluciones que pueden marcarle un futuro de desarrollo a los entrerrianos”.
Divorcio por conveniencia
LOS LEGISLADORES RADICALES reconocieron que en algunos temas, esa bancada tuvo oportunidad de unificar iniciativas con el oficialismo dando lugar a textos “más o menos consensuados”. No obstante, en las cuestiones más políticas, comentaron que se dan dos circunstancias: por un lado, el bloque oficialista cajonea los proyectos y por otro, hay una cohesión del justicialismo a la hora de votar los proyectos del Ejecutivo mas allá de la pirotecnia verbal que pretende diferenciar bustismo y urribarrismo”.
Relataron que “el bloque justicialista a la hora de levantar la mano para aprobar las cuestiones que para el Ejecutivo han sido trascendentes –presupuesto, hidrocarburos, comunas, fideicomiso de viviendas- cierran el debate y respaldan los proyectos. A la hora de resolver cuestiones que el Ejecutivo considera centrales, las imponen de manera monolítica. Ahí las diferencias no se notan”, afirmaron.
La expresión utilizada por Jaime Benedetti fue “divorcio por conveniencia” para definir “la pirotecnia” que suele dispararse entre el Ejecutivo y el oficialismo en la Cámara de Diputados ante ciertos temas que se presentan conflictivos. “Se muestran separados, pero a la hora de votar las leyes que el Ejecutivo manda, están juntos”.

Fuente: El Diario, Paraná http://www.eldiariodeparana.com.ar/textocomp.asp?id=187486